¿Por qué llamamos a la Crisis, Cambio de Ciclo?

Escrito por Antonio Luis  

Una de las principales máximas de la economía es que “La economía se mueve por Ciclos” épocas de expansión y crecimiento positivo, lo que se suele llamar “Vacas Gordas” y periodos de crecimiento negativo, recesión económica, poco crecimiento o también “Vacas Flacas”.
 

No pretendo entrar en análisis políticos ni hablar en clave política, pero nuestro país en el pasado ha disfrutado de unas fases de crecimiento económico consolidado y de larga duración y este es un hecho que no pasa por casualidad, sino porque se han hecho los deberes y se ha logrado una estabilidad en materia económica que ha sido la base para todo lo demás, amén de otros mucho factores.
 


Nuestro país ha disfrutado el periodo de estabilidad económica más largo e importante con repercusiones a todos los niveles, ya que estamos en un entono geopolítico y un sistema monetario fuerte y estable. La entrada en la U.E. y la posterior entrada del Euro han sido los grandes motivos de esta estabilidad. Poder crecer por más tiempo y con tasas superiores debido a estos factores.

 
Las expectativas y los indicadores económicos están avisando y quieren indicar que estamos frente a un posible cambio de ciclo y hay que adaptarse a la nueva realidad.

 
Esta estabilidad es la que hace que las empresas tengan confianza y decidan invertir y crecer, contribuyendo a alimentar esta sensación de firmeza de la economía por parte del tejido empresarial y dando solidez y alargando el periodo de crecimiento.
 

Esa confianza empresarial debe ser a todos los niveles, desde la jerarquía interna de la empresa hasta las relaciones externas, estabilidad que se tiene que materializar para dar seguridad a todos, tanto en el plano laboral, como en el plano productivo, incluso hacia la imagen que proyectamos a la competencia.

 
Debemos adaptarnos a los nuevos retos, tanto en “vacas gordas” como en “vacas flacas” cuando tengamos que apretarnos el cinturón y aplicar medidas de contención del gasto, para poder nadar y guardar la ropa en periodos turbulentos de la economía. No perder la calma y mantener la confianza en nosotros mismos son la mejor receta para mantener la estabilidad.

 

(*) Director Gerente de MultiServicio Empresarial S. L.