¿Porqué las empresas no logran dar ese Salto?

 Cada día me encuentro con más empresas que debido a la situación económica, sus propietarios se encuentran estancados e incluso muestran su desasosiego por que dedican gran cantidad de tiempo, sacrificio y esfuerzo y no logran dar ese salto definitivo, unos para la supervivencia, otros para la consolidación definitiva pero todos para la independencia financiera y estabilidad económica.



No es solo para ellos, a los que les pongo rostro, sino para todos los lectores que estén en esta situación, a los que va dirigido este artículo en el que espero poder dar pinceladas sobre cuales son según mi criterio sus puntos fuertes y cuales sus debilidades.
La economía es por ciclos y siempre está en continuo movimiento y con cambios a los que hay que adaptarse, ya no solo a nivel informático o tecnológico, sino a nivel financiero, laboral e incluso social.

 

El objetivo de una empresa es ser económicamente rentable, financieramente independiente y socialmente responsable. Además de ser competitiva, ecológica, sostenible y cumplir con los criterios de excelencia. Todo esto con personas que son examinadas diariamente en su trabajo por nuestros clientes que son los mayores jueces y con los retos que el mercado nos somete continuamente. A todo esto hay que añadirle que no estamos solos en el mercado y hay competencia, y que casa uno tiene su punto de partida inicial e incluso su límite máximo de exigencia. Ojalá existiera la competencia perfecta pero de ilusiones no se vive...

Cada uno conoce su negocio y sabe sus trucos si lleva tiempo en el mercado. Cada uno sabe cuál es su situación económica inicial y cuales sus expectativas de negocio. Cada uno conoce a su personal y la capacidad de respuesta que estos tienen. La principal causa para lograr que podamos dar el salto a mi juicio es ya no solo el miedo a los cambios futuros, sino la forma de pensar y las limitaciones personales que muchas veces tienen los propios dueños, los perjuicios y prejuicios de estos, que es quien impide el salto.

Resulta paradójico que aquel emprendedor, casi imprudente, arriesgado que puso la idea a funcionar y lucho contra viento y marea por la supervivencia del proyecto cuando nadie creía en ella y le dio el ser para que fuera una realidad, sea el mismo que ejerce de freno al crecimiento.

La forma adecuada de poder eliminar esas barreras es formar al jefe y educarlo para que se convierta en un líder y que sea capaz de ilusionar y trasmitir los valores de la visión–misión de la empresa. No se trata de adoctrinamiento, se trata que el propietario ejerza la influencia sobre sus colaboradores y sea capaz de motivar al equipo en vez de ejercer su poder. Facilitando la labor para que los colaboradores puedan tener los conocimientos necesarios y los materiales para lograr la visión de la empresa
Eso sí, no quisiera terminar este articulo sin hacer una reflexión, hay muchas empresas en las que podemos ver que funcionan vendiendo la idea de comunidad en las que Visión y Misión son utilizados como slogan, pero los trabajadores están comprometidos realmente en el logro de la consecución del binomio M-V, o solo cumplen con su cometido por su sueldo a final de mes para paga hipoteca. Me permiten que lo dude…